Toma de compromisos de las Hermanas Oblatas de la FSSPX - 15/09/2022

Septiembre 21, 2022
Origen: fsspx.news
Vista del noviciado de Nuestra Señora de los Dolores en Davao, Filipinas

El 15 de septiembre de 2022, en la fiesta de Nuestra Señora de los Siete Dolores, su patrona, las Oblatas de la Fraternidad San Pío X celebraron, en sus dos noviciados, tomas de hábito y profesión de compromisos dentro de la Fraternidad. Aprovechamos la ocasión para compartir algunas imágenes de estas ceremonias y presentar esta rama de la Fraternidad.

Esta presentación se basa en la que se encuentra en el sitio web de la Fraternidad.

El fundador

Fundada por Su Excelencia Monseñor Marcel Lefebvre, la familia de las Hermanas Oblatas de la Fraternidad vio la luz en 1973.

Obligada en conciencia a dejar a su familia religiosa porque se había vuelto infiel, una primera Hermana francesa, de una orden hospitalaria, Sor Marie Bernard, tocó a la puerta de Écône.

Otras no tardaron en hacer lo mismo, y es así como nació la sociedad de las Hermanas Oblatas.

En principio, las Hermanas Oblatas son religiosas canónicamente liberadas de sus obligaciones con respecto a su propia Congregación y deseosas de salvar su vocación de la debacle postconciliar.

Muy pronto se unieron a ellas mujeres de edad madura, liberadas de sus deberes de estado y deseosas de santificarse en contacto con la Fraternidad, dedicándose a sus obras. Actualmente, al persistir la crisis de la Iglesia, fuente de nuevas necesidades, el reclutamiento tiende a modificarse. La estructura más flexible permite a otras vocaciones encontrar un terreno favorable para su desarrollo.

Vínculos jerárquicos

Las Hermanas Oblatas no tienen jerarquía propia, a diferencia de la mayor parte de las Congregaciones femeninas, una de las cuales es la de las Hermanas de la Fraternidad que, a pesar de su nombre y los lazos espirituales profundos que mantienen con la Fraternidad, son jurídicamente independientes de ella.

Al ser miembros de la Fraternidad de pleno derecho, como los Sacerdotes y los Hermanos, las Hermanas Oblatas no tienen Superiora General electa, sino que dependen del Superior General de la Fraternidad.

En los prioratos, las Hermanas dependen directamente del Prior. Si la comunidad cuenta con más de tres miembros, el Superior General puede designar una Superiora, después de consultarlo con el Prior.

¿Religiosa u Oblata?

Según los términos mismos de los Estatutos –redactados por Mons. Lefebvre en 1982–, las Hermanas Oblatas forman “una sociedad de vida común sin votos, pero con un compromiso como la sociedad de los Sacerdotes de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X.”

La historia de la Iglesia muestra una evolución segura, desde la concepción general y tradicional del monaquismo (con la estabilidad y la solemnidad de los votos), hasta las formas más recientes de los “estados de perfección”.

De hecho, en el transcurso de los siglos, sin abandonar nada de la tradición monástica que mantiene su lugar privilegiado, se han creado nuevas familias, de acuerdo con fórmulas cada vez más flexibles. Al liberarse de formas exteriores desde luego muy importantes, pero no indispensables, no conservaron sino lo esencial de una vida totalmente entregada a Dios, aceptada y aprobada por la Iglesia.

Es así que junto al “estado canónico completo de perfección” –tipo perfecto de los estados de perfección– al que pertenecen las Órdenes de votos solemnes y las Congregaciones de votos simples, el Código de Derecho Canónico define como “segundo estado canónico de perfección” a las sociedades de vida común sin votos. 

Así pues, según el derecho de la Iglesia, si estas sociedades no son en el sentido propio institutos religiosos, ni sus miembros Religiosos, son sin embargo asimilados a ellos por el Código.

Es así como Su Excelencia Mons. Lefebvre quiso que fueran las Oblatas de la Fraternidad.

"Oblata"

El término "Oblata", de acuerdo con la etimología latina, "oblata" del verbo "ofrecido", significa ofrecer y expresar toda la vocación de oblata.

De hecho, más que una simple designación entre las múltiples familias religiosas, ¿no es este título de oblata en sí mismo un llamado a darse completamente?

Esto es lo que toda novicia debe haber entendido el día de su oblación, arrodillada al pie del Tabernáculo abierto, unida a Nuestra Señora de la Compasión, hace a Dios su ofrecimiento de víctima uniéndose a la Víctima Divina.

Una de las cuatro familias de la Fraternidad

En 1973, en la Carta a los Amigos y Benefactores nº 5, Monseñor Lefebvre respondió de la siguiente manera a esta pregunta: "¿La Fraternidad comprende varias familias? Monseñor Lefebvre respondió: “Incluye sacerdotes y futuros sacerdotes, hermanos auxiliares, hermanas oblatas, y pronto, esperamos, religiosas de la Fraternidad... Finalmente, contamos con la ayuda de Dios, para que los laicos en el mundo gocen de los beneficios espirituales de la Fraternidad".

En 1980, con el nacimiento de la Tercera Orden de San Pío X, Monseñor Lefebvre vio la realización de su obra tal como la había concebido con las cuatro familias de la Fraternidad.

Apostolado

No estipulando los Estatutos otro fin que la dedicación a las obras de la Fraternidad según los talentos de cada una, el apostolado de las Oblatas puede ser tan variado como estas mismas obras.

Al final de su noviciado, la nueva Oblata puede ser enviada a un priorato, a una escuela o a un seminario.

Allí, en distintos ambientes de convivencia, de manera muy humilde, a veces oculta, podrá realizar las diversas más tareas, según sus aptitudes: labores domésticas, costura, trabajo de oficina, secretariado, catequesis, educación primaria y secundaria, enfermería...

¿Dónde ejercen su apostolado?

Las Hermanas Oblatas ejercen su apostolado en cualquier lugar donde se establezca la Fraternidad.

Noviciados

Actualmente hay dos noviciados para las futuras Oblatas:

Noviciado Santa Teresa

1922 Salvan (Suiza)

Noviciado de Nuestra Señora de los Dolores

Davao (Filipinas)

En el noviciado de Santa Teresa de Salvan, con motivo de la fiesta de Nuestra Señora de los Dolores, una postulanta estadounidense recibió el hábito de las novicas para comenzar el noviciado canónico que dura un año. Dos Hermanas Oblatas renovaron su compromiso, una argentina y una mexicana, respectivamente por tres años y un año.

En el noviciado de Nuestra Señora de las Dolores en Davao, dos postulantas ingresaron el 13 de septiembre, una japonesa y una filipina. El 15 de septiembre, una filipina inició el noviciado canónico, dos primeras oblaciones que marcan el final del noviciado para otras dos filipinas, así como seis renovaciones para un año: cinco filipinas y una chinoa.