Un lobby europeo ataca a las asociaciones provida

Julio 02, 2021
Origen: fsspx.news

En el Parlamento europeo, un lobby progresista vinculado a Planning familial international (IPPF) intenta desacreditar a las organizaciones cristianas de defensa de la vida en nombre de un supuesto "extremismo religioso" que las empujaría a "hacer retroceder los derechos humanos en materia de sexualidad y reproducción".

El Foro Parlamentario Europeo para los Derechos Sexuales y Reproductivos (EPF) es un grupo de presión comprometido con la promoción del aborto como un "derecho humano" en todo el mundo.

Su última cruzada: desacreditar a las organizaciones provida presentes en el Viejo Continente, y que intentan, de la mejor manera que pueden, hacer oír su voz en Estrasburgo o Bruselas.

Para cumplir este objetivo, el EPF publicó, a mediados de junio de 2021, un informe de investigación titulado Tip of the Iceberg: Religious Extremist Funders against Human Rights for Sexuality and Reproductive Health in Europe 2009-2018 (Punta del iceberg: patrocinadores religiosos extremistas contra los derechos humanos para la sexualidad y la salud reproductiva en Europa 2009-2018).

El documento, firmado por Neil Datta, secretario de la organización, es una exposición exhaustiva de "cincuenta y cuatro actores europeos que financian acciones anti-género, y de los principales canales a través de los cuales los extremistas religiosos recaudan fondos".

El informe, que utiliza una semántica conspirativa, describe una "galaxia transnacional de extremistas religiosos de ideas afines y participantes de extrema derecha".

Cabe señalar que el EPF está financiado en gran parte por George Soros y la Fundación Bill & Melinda Gates: lo que quiere decir que son ciegos guiados por otros ciegos.

En un capítulo dedicado a la Iglesia católica, el documento dirige sus críticas contra la Santa Sede, la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Unión Europea (COMECE), e incluso determinadas personalidades como el cardenal Christoph Schönborn, cuyas aperturas a favor del movimiento LGBT no son consideradas suficiente por los censores del Foro Parlamentario...

Pocos días después de la publicación de su informe, el EPF propuso someter a votación de los eurodiputados, una enmienda para eliminar a las organizaciones provida del "registro de transparencia" de la Unión Europea (UE), con el pretexto de que "trabajan por el declive de los derechos de las mujeres".

Este registro es una base de datos que enlista a las organizaciones que intervienen de iure en el marco del proceso legislativo, así como la implementación de las políticas de las instituciones europeas. Destaca los intereses defendidos, quién lo hace y con qué presupuestos.

Si los eurodiputados decidieran en un futuro próximo eliminar a las organizaciones provida del registro de transparencia, esto equivaldría a establecer una verdadera lista negra en su contra: algo nunca antes visto.

El colmo es que el EPF anuncia en su sitio web que cuenta con el apoyo financiero de la Comisión. Pero no hay rastro de la organización en el registro de transparencia financiera.

Por lo tanto, dos parlamentarios interrogaron a la Comisión el 1 de junio para saber si esto era correcto. ¿Y, en caso de que existiera esta financiación, si la Comisión considera aceptable financiar una organización cuyo objetivo es presionar al Parlamento?

No ha habido respuesta hasta la fecha. A pesar de todo, las señales procedentes de Estrasburgo son pésimas, como la aprobación del informe Matic, que pretende hacer del aborto un derecho universal, y limitar, o incluso eliminar a largo plazo, la objeción de conciencia que protege a los trabajadores de la salud.