Una parroquia en China toma medidas para evitar ser destruida

Septiembre 05, 2017
Origen: fsspx.news

En Wangcun, en la provincia de Shanxi, al noreste de China, cientos de chinos católicos intentan salvar su iglesia de ser destruida. Se han reunido alrededor de la construcción, junto con el clero, desde el 29 de agosto, haciendo frente a aplanadoras y policías.

La iglesia fue construida hace cien años, y se supone que sería restaurada con el permiso de las autoridades locales. Pero a principios de este verano, el comité de distrito del Partido Comunista, junto con el gobierno del distrito, decretaron que todo el sector sería demolido para instalar oficialmente una plaza con el fin de "mejorar la vida del vecindario". En su blog, Yves Daoudal escribe que "algunos creen que al destruir la iglesia, las autoridades planean vender el terreno, que vale una fortuna, porque está ubicado cerca del aeropuerto de Changzhi."

Tanto los fieles como el clero se pusieron en acción inmediatamente y no dudaron en reunirse para formar un frente unido, literalmente, y evitar que las máquinas destructoras hagan su trabajo. Las autoridades públicas se vieron forzadas a suspender la decisión de demoler la construcción, aunque no se han dado por vencidas.

La situación en el lugar se mantiene tensa. Yves Daoudal señala que "varios rufianes comenzaron a atacar violentamente a los fieles por orden de las autoridades... algunos gritaban "¡Maten primero a los sacerdotes!" Mucha gente resultó herida y hubo varios autos destruidos. La policía ha bloqueado todo acceso al lugar para evitar que se unan más católicos a la protesta.

El obispo de Changzhi, Monseñor Peter Ding Lingbin, se reunió con las autoridades locales para pedirles que detengan la violencia e indemnicen a quienes han resultado heridos o han perdido sus autos. El prelado únicamente declaró que se trata de una "represión religiosa y discriminación contra los católicos."

En Changzhi, donde hay una población local de casi 3.5 millones, hay más de 50,000 católicos, asistidos por 47 sacerdotes. La diócesis tiene más de 60 iglesias y capillas.