Una recapitulación del nacimiento del catolicismo en la Península de Corea

Septiembre 22, 2017
Origen: fsspx.news
Monseñor Andrew Yeom Soo-Yung.

Con la peligrosa escalada militar del régimen de Kim Jong Un, la Península de Corea ha vuelto a ocupar los encabezados. En este contexto, los Museos del Vaticano están organizando una exhibición sin precedentes sobre la presencia del catolicismo en Corea.

Una nueva exhibición en Roma

El arzobispo-cardenal de Seúl, Monseñor Andrew Yeom Soo-Yung, viajó a Roma por tal motivo. El 9 de septiembre del 2017, la exhibición titulada "Así en la Tierra Como en el Cielo" fue inaugurada con una Misa celebrada por el prelado en la Basílica de San Pedro en Roma. El cardenal Giuseppe Bertello, presidente de la gobernación del estado de la Ciudad del Vaticano, el cardenal Fernando Filoni, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, el arzobispo Rino Fisichella, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, y el arzobispo Hyginus Kin Hee-Joong, presidente de la Conferencia Episcopal de Corea, estuvieron presentes.

La exhibición recorre la turbulenta historia de más de dos siglos del catolicismo en la península, desde las primeras misiones de evangelización y las primeras persecuciones, hasta los desafíos que la Iglesia enfrenta actualmente en esa parte del mundo. Fue apoyada por el Santo Padre durante su visita a Corea del Sur en agosto del 2014.

"Así en la Tierra Como en el Cielo" resalta las cinco fechas más importantes de la historia tan singular de la presencia del catolicismo, pues a diferencia de otras tierras misioneras, los coreanos, quienes se convirtieron de forma espontánea a la fe de Cristo, se dedicaron a buscar sacerdotes.

Cronología del catolicismo coreano
 

1784: Un joven estudiante llamado Hong Yu-han descubrió obras cristianas que se remontaban a la evangelización de China por Matteo Ricci. El joven comenzó a rezar, y a santificar los domingos basándose en lo que descubrió en los libros. Otras personas empezaron a imitar las acciones de este "cristiano de deseo", incluyendo a Peter Lee, quien fue con su amigo hasta Pekín para pedir a los jesuitas que lo bautizaran.

1794: 10 años después del bautismo de Peter Lee, un sacerdote chino, James Chu Mun-mo ingresó secretamente a Corea por primera vez. Gracias a su apostolado, la Iglesia coreana alcanzó los 10,000 miembros. James Chu Mun-mo murió mártir en 1801.

1845: Andrew Kim se convirtió en el primer sacerdote nacido en Corea.

1866: El inicio de la gran persecución. El cristianismo era visto como una amenaza al orden social, y los cristianos fueron exterminados sistemáticamente: se calcula que estas masacres cobraron un total de 10,000 víctimas.

1886: Este año marcó el fin de la persecución con la firma del tratado entre Francia y Corea, que garantizó la libertad de culto para los católicos en la península. Aunque la situación mejoró, estos hijos de la Iglesia continuaron siendo objeto de muchas vejaciones hasta después de la Segunda Guerra Mundial.

Hoy, en 2017, hay más de cinco millones de católicos, al menos en Corea del Sur - pues la exhibición no puede proporcionar mucha información sobre la presencia del catolicismo en Corea del Norte. Un misionero occidental, cuyo testimonio fue contado por Dorian Malovic en el diario La Croix, habla de una "presencia insignificante", añadiendo que "los verdaderos creyentes, si es que hay alguno, no tienen libertad para practicar abiertamente o para asistir a la iglesia."

El catolicismo en Corea del Norte


En la capital de Corea del Norte, Pyongyang, hay una iglesia católica, pero, por el momento, ningún sacerdote celebra Misa allí. Algunas de las autoridades civiles dirigen una "organización patriótica" cuya finalidad es hacerse cargo de los 3,000 católicos practicantes en el país. Pero es imposible verificar esta cifra.

Sin embargo, si existe contacto, aunque discreto. A través de una organización no gubernamental, un sacerdote católico pudo ponerse en contacto con algunos de los habitantes:

Uno de los doctores norcoreanos con los que he trabajado sabía perfectamente que yo soy un sacerdote católico," señaló el clérigo, añadiendo "incluso hablamos frecuentemente de religión, de nuestros sacramentos, de nuestras prácticas. Parecía curioso, pero rehacio a abrirse a la fe.

La exhibición romana sobre el catolicismo en Corea será gratis hasta el 17 de noviembre del 2017. Según sus organizadores, tiene un doble objetivo: dar a conocer la Iglesia coreana y enviar un mensaje de paz en un momento en que las tensiones están en un punto álgido en la Tiera del Amanecer Tranquilo.