Una secta satánica es reconocida públicamente en Estados Unidos

Noviembre 06, 2019
Origen: fsspx.news

Desde el 8 de octubre de 2019, una organización que proclama abiertamente valores satánicos podrá hacer uso por primera vez de un espacio dedicado a la Marina de los EE. UU., para hacer proselitismo entre los cadetes. La organización obtuvo este beneficio en nombre de la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, que proclama la libertad religiosa y su ejercicio en el país.

Fundada en 2013 por Lucien Greaves y Malcolm Jarry, la organización "Templo Satánico" (Satanic Temple) rinde culto a la contradicción: por un lado, reclama un ateísmo militante al afirmar que no es teísta y manifestar su deseo de luchar contra los cristianos conservadores, pero, por otro lado, no duda en proclamarse como una religión, para poder beneficiarse de la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos que defiende la libertad religiosa.

El Templo Satánico, según sus fundadores, es una nueva expresión de "la Iglesia de Satanás", otra secta que muestra su satanismo de manera más fanática, lo cual ahuyenta un poco a los seguidores. Sin embargo, no deja de ser una organización anticristiana que adora a aquel contra quien Cristo luchó en la tierra, el príncipe de este mundo.

¡Libertad religiosa para los adoradores de Satanás!

El 8 de octubre de 2019, los cadetes de la Marina de los EE. UU., con sede en Annapolis, Maryland, fueron informados por los directivos de que los fieles del Templo Satánico podrán reunirse a partir de ahora dentro del colegio militar para "promover un pensamiento y un debate crítico sobre los valores satánicos".

El portavoz de la Academia Naval de Estados Unidos, Alana Garas, declaró: "Recientemente, varios cadetes que profesan las creencias del Templo Satánico se unieron para exigir un espacio de reunión, con el objetivo de poder discutir sus creencias y compartirlas. Y agregó, con gazmoñería: "solo es un espacio dedicado al estudio, y no a la organización de un ritual satánico". Quiere decir que no habrá misas satánicas en el recinto militar... pero sí se predicará a la Bestia de la tierra y el mar (Apoc. 13).

Actualmente, el Templo Satánico tiene alrededor de 100,000 seguidores en los Estados Unidos y Canadá. Desde abril de 2019, la secta logró obtener el codiciado estatus de "religión" en los Estados Unidos.

Un lamentable caso de la aplicación de la libertad religiosa, que impregna la historia y la cultura estadounidense. Esta libertad fue incluida en el Concilio Vaticano II por el jesuita estadounidense John Courtney Murray, uno de los redactores de la Declaración Dignitatis humanae (7 de diciembre de 1965). En conformidad con la letra y el espíritu de este documento que ahora impregna los discursos de las autoridades de la Iglesia, nadie puede negar este supuesto derecho a ningún grupo de poder, ni en privado ni en público, para difundir sus errores y sus prácticas.

Gens humana ruit per vetitum, la raza humana se abalanza hacia la impiedad defendida, escribió Horacio en sus Odas, denunciando la orgullosa audacia de los hombres que se rebelan contra los dioses. Una máxima que deberían meditar los oficiales de la Marina de los EE. UU., a riesgo de sufrir un funesto naufragio... espiritual.