Vaticano I: una mirada retrospectiva a un Concilio inconcluso (2)

Enero 17, 2020
Origen: fsspx.news

Hace ciento cincuenta años, se inauguró el Concilio Vaticano I, bajo la dirección del Papa Pío IX. En la siguiente serie de artículos, FSSPX.Actualidad repasará la historia del Concilio que se convirtió en el escenario de la oposición entre liberales y ultramontanos, y al término del cual se proclamó el dogma de la infalibilidad papal.

Nos encontramos a finales de 1869, el Concilio Vaticano I acaba de ser inaugurado el 8 de diciembre. Después de dos semanas, durante las cuales se reveló la división entre partidarios y opositores de una definición solemne de la infalibilidad papal, el 28 de diciembre de 1869 se abordó el análisis del primer borrador de una constitución dogmática.

El esquema, que pretendía condenar los múltiples errores derivados del racionalismo moderno, fue escrito por los Padres Schrader y Franzelin, dos jesuitas reconocidos por la calidad de sus obras sobre eclesiología.

Sin embargo, el borrador distribuido a los Padres Conciliares fue muy mal recibido inicialmente: se le acusó de presentar un pensamiento poco claro y emplear un tono agresivo. Fue juzgado como demasiado afirmativo en puntos controvertidos.

"Debemos enterrar este esquema con honor", dijo Monseñor Thomas Louis Connoly, un monje capuchino que se convirtió en obispo de Halifax (Canadá), y que fue un ferviente defensor de la causa de las escuelas católicas en su país.

Pero también surgieron las críticas -y vale la pena recalcar este hecho-, de varios obispos italianos conocidos por su adhesión a las doctrinas romanas. En cualquier caso, es probable que la libertad de voz y la calidad de los debates contribuyeran a tranquilizar a quienes predijeron que los obispos prácticamente no tendrían voz, y que las definiciones dogmáticas se harían por aclamación...

Por el contrario, del lado de los organizadores del Concilio, el sentimiento era diferente. Aunque el Papa Pío IX, expresó que "la fisionomía de los primeros debates le había causado cierta emoción", no quiso hacer nada que pudiera sugerir que las deliberaciones no gozaban de completa libertad.

El cardenal Filippo De Angelis, camarlengo y vicepresidente del Concilio, se lamentaba con todo el mundo: "¡El Concilio solo parece estar formado por una izquierda!"

El 10 de enero de 1870, después de seis sesiones, los presidentes anunciaron que el esquema sería devuelto a la Diputación de la Fe para su reestructuración. Mientras tanto, deberían abordarse los esquemas sobre la disciplina eclesiástica. Quizás esto proporcionaría un terreno común que permitiera respirar un poco y reconstruir la unidad, antes de reanudar los debates sobre las cuestiones más disputadas...

Continuará...