Vaticano: juicio contra activistas ambientales

Mayo 27, 2023
Origen: fsspx.news

El 24 de mayo de 2023, tuvo lugar la segunda audiencia de la demanda presentada por el Estado del Vaticano contra dos activistas ambientales que se pegaron a sí mismos con adhesivo a la famosa estatua de Laocoonte en agosto de 2022. Los acusados ​​niegan haber tenido intención de dañar la escultura, pero los representantes de los "Museos del Papa" afirmaron que se temen daños "permanentes".

El 18 de agosto de 2022, activistas italianos de la asociación Ultima Generazione pegaron su cuerpo con adhesivo a la estatua de Laocoonte, con el objetivo de manifestarse contra la inacción de las autoridades ante el cambio climático. Esta estatua data del siglo I o II d.C.: fue redescubierta en el siglo XVI.

Una primera audiencia preliminar muy breve tuvo lugar el 9 de marzo. Los procesados ​​están acusados ​​de daños a un "monumento público de valor histórico-artístico inestimable" al haber utilizado un adhesivo "tenaz y corrosivo": estuvieron presentes Guido Viero y Ester Goffi, quienes se pegaron a la estatua, pero Laura Zorzini, que tomó fotos de la escena, no estuvo presente en esta audiencia. 

Guido Viero, de 62 años, declaró que quería tomar acción por su hija y su nieta, y "por las generaciones futuras". Quería protestar contra la falta de inversión del gobierno italiano en energía sostenible. En la base de la escultura en cuestión, los activistas pegaron un cartel que decía "ni gas ni carbón".

Un símbolo mediático

El juez Giuseppe Pignatone señaló que los Museos Vaticanos están ubicados en el territorio de la Ciudad del Vaticano, no en Italia. Guido Viero respondió argumentando sobre el alcance "más mediático". Explicó que eligió la estatua de Laocoonte para hacer referencia al mito de aquel "que quería advertir a sus conciudadanos de las desgracias por venir". En efecto, la escultura representa al sacerdote troyano que intentó desenmascarar la artimaña del Caballo de Troya narrada en la Ilíada.

Viero también afirmó que los posibles daños estaban "absolutamente descartados". "Nuestras acciones nunca dañarán a personas o cosas", dijo. Por eso, los imputados "informaron" sobre el material utilizado: un adhesivo "que se quita fácilmente con acetona".

La otra acusada, Ester Goffi, licenciada en arte contemporáneo, afirmó no haber tenido conocimiento de ningún daño que pudiera haber sufrido la estatua. Un experto le aseguró que este producto no deja marcas en la piel ni daña el mármol. Ella misma no sufrió ningún daño cuando fue despegada de la estatua.

Los testigos de los Museos del Vaticano

Varios testigos han prestado declaración, entre ellos un oficial de seguridad, un gendarme y el responsable de la restauración de los Museos, Guy Devreux, quien fue contactado para reparar la estatua. Este último le dijo al tribunal que el trabajo de restauración del mármol había sido menor al estimado inicial, que era de poco más de 15,000 euros.

En total, los expertos tardaron una semana, en parte porque los Museos pidieron "un trabajo rápido", explicó. Guy Devreux mencionó daños que podrían ser "permanentes", ya que la intervención realizada solo sirvió para "disimular" los daños sufridos por el mármol.

La base, sobre la que se pegaron los activistas, forma "parte integral" de la obra de arte, afirmó también el restaurador. La parte superior de la base "soporta toda la escultura”, explicó, y precisó que esta base está fechada entre 1815 y 1957. El caso se encuentra en fase de deliberación y la sentencia se dictará en la Audiencia fijada para el 12 de junio.