Vaticano: un nombramiento significativo

Julio 23, 2021
Origen: fsspx.news
El cardenal Jean-Claude Hollerich

El cardenal Jean-Claude Hollerich fue designado por el Papa Francisco como relator general para el próximo Sínodo de los Obispos, un puesto clave que suele ser considerado un trampolín hacia esferas más altas.

El 8 de julio de 2021, el Soberano Pontífice dio a conocer el nombre de quien desempeñará un papel clave en el desarrollo del próximo Sínodo que se celebrará en octubre de 2023, y que tendrá como tema "Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión".

El cardenal Jean-Claude Hollerich, de 62 años, arzobispo del Gran Ducado de Luxemburgo, ha recibido la asignación de las siguientes tareas: ayudar a preparar el sínodo, presidir la redacción de los documentos de trabajo y presentar la síntesis final.

La función del relator del sínodo también permite el acceso al muy cerrado círculo de los famosos papabili, es decir, los altos prelados que pueden aspirar a reunir en torno a su candidatura un máximo de apoyo durante el cónclave: si no es elegido Papa, el papabile puede contribuir a elegir al nuevo Papa...

Algunos predecesores en esta función

Los cardenales Wojtyla y Ratzinger ocuparon este cargo, respectivamente como relator general del sínodo sobre la evangelización en 1974, y el sínodo sobre la familia cristiana en 1980.

El cardenal Martini, que soñaba con un sínodo permanente en la Iglesia, fue relator del sínodo sobre la penitencia y la reconciliación (1983) y el cardenal Danneels, testaferro del grupo de San Galo, que habría preparado entre bastidores la elección del Papa Francisco, fue relator del sínodo con motivo del vigésimo aniversario del Concilio Vaticano II (1987).

El cardenal Hollerich aparece, por tanto, como una estrella en ascenso dentro de la jerarquía de la Iglesia: fue nombrado por el Papa Benedicto XVI arzobispo de Luxemburgo en 2011, elegido presidente de la Comisión de Conferencias Episcopales de la Unión Europea (COMECE) en 2018; y en octubre de 2019, el pontífice argentino lo integró en el Sacro Colegio.

En la página oficial dedicada a él en el portal digital del Vaticano, se describe al cardenal Hollerich como un "defensor de una mayor implicación de los laicos, especialmente de los jóvenes, en el ámbito eclesial".

En lo que respecta a los temas de inmigración y de los partidos nacionales conservadores, el alto prelado tiene posiciones similares a las del Papa Francisco, pues cree que quienes se oponen a la inmigración masiva a Europa aduciendo que la mayoría de los migrantes son musulmanes y, por lo tanto, pueden desestabilizar a los países, "exageran".

El nuevo relator del sínodo también expresó su apoyo a la ordenación sacerdotal de los hombres casados: "es una adición maravillosa", dijo.

En cuanto al camino sinodal alemán, que subvierte la doctrina de la Iglesia en varios puntos clave de su moral y su disciplina, Monseñor Hollerich declaró "tener un gran respeto por quienes se atreven a plantear cuestiones muy delicadas que, sin embargo, deben ser discutidas".

Finalmente, el Covid-19 permitió al cardenal luxemburgués alcanzar todo su potencial: al igual que el cardenal Mario Grech, considera las restricciones de acceso a los sacramentos como una "oportunidad". "Necesitamos nuevas formas de evangelización, no la restauración de la situación anterior", declaró a la agencia de noticias católica en alemán KNA.

Con el nombramiento del cardenal Hollerich, el Sínodo sobre la sinodalidad ha entrado en una fase crítica de preparación: así comienza un largo período de tormento para la Iglesia.