Victor Pasichnik, primer sacerdote ruso de la Fraternidad San Pío X

Septiembre 02, 2018
Origen: fsspx.news
El Padre Victor Pasichnik.

Este año 2018, la Fraternidad Sacerdotal San Pío X confirió por primera vez el sacramento del orden sacerdotal a un ruso. El candidato fue ordenado, junto con cinco de sus compañeros seminaristas, por Su Excelencia Monseñor Alfonso de Galarreta, el 30 de junio, en el seminario internacional de Zaitzkofen, Alemania.

Victor Pasichnik nació en Moscú en 1982, bajo el régimen soviético. Fue bautizado en la Iglesia rusa-ortodoxa tras la caída del régimen comunista, cuando tenía trece años, debido a las dificultades experimentadas por los creyentes a causa del ateísmo del Estado.

Luego de pasar su infancia y adolescencia sin recibir ningún tipo de instrucción religiosa, comenzó a practicar su religión durante sus estudios universitarios. El contacto con los católicos, y el deseo de convertirlos a la ortodoxia, lo llevaron a conocer la doctrina romana, pero el resultado obtenido fue muy distinto al esperado.

La rectitud de nuestro apóstol de la ortodoxia le mereció, por gracia de Dios, comprobar que lo que hasta el momento consideraba como herético era realmente ortodoxo, y lo que él defendía sólo tenía el nombre de ortodoxia. Finalmente reconoció en la Iglesia católica romana la verdadera Iglesia de Jesucristo. Pero en este punto se encontraría con el primer obstáculo.

Mientras que ser ortodoxo significaba que no podía adherirse a los dogmas católicos y seguir siendo ortodoxo, los católicos a los que consultó acogieron sus deseos de conversión con gran sobriedad. Desconcertado, pero guiado por la gracia, comenzó a recibir clases de catecismo en una parroquia católica de Moscú, e ingresó a la unidad romana. Desde sus primeras confesiones y comuniones hechas en la ortodoxia, se había apoderado de él un interés impreciso por el sacerdocio. Afortunadamente, permitió que este deseo madurara poco a poco y sin presionarlo.

En 2010, descubrió la liturgia tradicional en la catedral de la Inmaculada Concepción en Moscú, lo cual representó para su alma rusa, sensible a los esplendores de la liturgia, el segundo obstáculo. La esquizofrenia litúrgica posterior al Concilio Vaticano II le reveló la crisis doctrinal que causaba tantos estragos a la única y verdadera Iglesia de Jesucristo.

Esta dolorosa conclusión atormentaba su mente con un sinfín de preguntas. Estas dudas astutas y engañosas contaminaban sus nuevas convicciones. La salvación llegaría... por Internet. La lectura de los sermones y conferencias de Monseñor Marcel Lefebvre le aportaron la luz que tanto necesitaba. Fue así que, en el año 2010, conoció la Fraternidad Sacerdotal San Pío X y, a través de ella, el catolicismo auténtico.

En 2012, decidido a consagrarse al servicio de Dios y de las almas, comenzó sus estudios de filosofía y teología en el seminario de Zaitzkofen. El sábado 28 de julio vio coronados sus esfuerzos y perseverancia, pues tuvo la gracia de ofrecer solemnemente, en su ciudad natal, el santo sacrificio, el único que honra al verdadero Dios como Él desea ser honrado.

Padre François Berthod, sacerdote de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X