Visita ad limina de los obispos franceses: "basta" a la Misa Tridentina

Septiembre 16, 2021
Origen: fsspx.news

Los obispos franceses están realizando actualmente su visita ad limina, abreviatura de ad limina apostolorum que significa "en los umbrales [de las basílicas] de los apóstoles". Este término designa la visita que todo obispo debe realizar periódicamente a la Santa Sede. Los obispos europeos hacen esta peregrinación cada cinco años.

La visita ad limina es una peregrinación a las tumbas de los apóstoles San Pedro y San Pablo. Fue instituida para fortalecer los lazos con la Santa Sede. Durante la visita ad limina, los obispos se reúnen con el Papa, así como con los jefes de los dicasterios y congregaciones de la Curia romana.

El Papa Francisco recibió una primera delegación de obispos franceses, en visita ad limina, el viernes 10 de septiembre de 2021. Según informó la revista en línea Famille Chrétienne, en su edición del mismo día, hablaron más de dos horas "sobre política, el motu proprio Traditions Custodes y el Sínodo sobre la Sinodalidad".

Al ser interrogados por los medios de comunicación, algunos prelados informaron que "los obispos fueron exhortados por el pontífice a una auténtica proximidad pastoral con los hombres y mujeres involucrados en la política".

La revista añadió que el Papa los exhortó a no comprometerse con ninguna corriente ni a buscar un beneficio propio, sino a recordar los grandes principios de la Iglesia, en primer lugar, el de la dignidad de la persona humana en cada etapa del proceso de la vida.

En cuanto al motu proprio Traditionis custodes, según informó Famille chrétienne citando a los obispos, el Papa "insistió en el hecho de que la celebración del rito antiguo no debe ser un pretexto para rechazar Vaticano II".

Finalmente insistió: "Hay que poner un límite, y basta", para evitar que un atractivo litúrgico se convierta en la fachada de una postura ideológica. Al mismo tiempo, el sucesor de Pedro los animó a adoptar una "actitud paternal" hacia los fieles.

Basta. Eso se puede traducir como ¡Suficiente! Según el Centro Nacional de Recursos Textuales y Lexicales (CNRTL), la palabra se usa para expresar indiferencia, resignación, impaciencia o decepción. Otra traducción sugerida es: "No más".

Tal vez el Papa Francisco invite a tener a una "actitud paternal", pero cuando se le dice a un hijo: ¡Basta!, parece difícil convencer que se está empleando un lenguaje afectuoso. Es más una invitación a salir de casa que otra cosa.

Por su parte, los obispos franceses no esperaron la invitación explícita de Francisco para interpretar su motu proprio. Como muestra de esto, tenemos la medida tomada por Monseñor Roland Minnerath, obispo de Dijon, de expulsar una comunidad Ecclesia Dei, incluso antes de la publicación del texto. O la de Monseñor Michel Aupetit quien lo aplica de una manera considerada entre las más severas de la arquidiócesis de París.

La impaciencia de Francisco confirma su venganza contra la Misa tradicional, así como su impotencia ante las crecientes críticas contra el Concilio Vaticano II, que ya no se pueden detener. Esta actitud es lamentable y anuncia un final de reinado doloroso y patético.