Ya no creen en el diablo

Noviembre 26, 2022
Origen: fsspx.news
San Wolfgang y el demonio

Muchos sacerdotes y obispos ya no creen en el demonio, lo cual obviamente es el mejor camuflaje posible para este último. Si no existe, ¿por qué luchar contra él? ¿Por qué protegerse contra eso? Y finalmente, ¿existe el infierno? Porque el infierno es el lugar donde los ángeles rebeldes fueron arrojados después de su pecado, y donde los condenados son castigados por toda la eternidad.

Como vemos, un gran número de verdades, algunas de las cuales son dogmas, son alteradas o rechazadas por la negativa a creer en la existencia de los ángeles caídos, aquellos que se negaron a obedecer a Dios, y que la Sagrada Escritura llama demonios.

El diablo se manifiesta de manera ordinaria y cotidiana por las tentaciones a las que empuja a las almas para hacerlas pecar. Ciertamente, nuestra propia lujuria, desordenada por el pecado original, es también una fuente importante de nuestras tentaciones y de nuestros pecados. Así como el mundo, es decir los hombres malos, que hacen la obra del mal y del diablo aquí abajo.

Pero el demonio también se manifiesta de forma extraordinaria, mucho más rara, mediante ataques físicos contra los hombres. Estas manifestaciones pueden tomar muchas formas: externas, adhiriéndose a los objetos que nos rodean, llamadas infestaciones; internas, pero atacando nuestra psique de forma menor, llamadas obsesiones; interiores, pero mucho más profundas: por un permiso especial de Dios, el demonio puede actuar directamente sobre nuestros miembros, sin poder sin embargo ocupar el núcleo de nuestra alma, eso es la posesión.

Nuestro Señor Jesucristo ha confiado un poder a su Iglesia para luchar contra estos tres modos de acción del demonio. Este poder lo da el exorcista, y todo sacerdote lo posee. Pero la disciplina de la Iglesia ha restringido el ejercicio de este poder solo a algunos sacerdotes, generalmente uno por diócesis, a quienes se les encomienda la tarea de luchar contra el demonio en estas manifestaciones extraordinarias.

Esto es por razones de precaución, así como por experiencia.

Monseñor Bonnemain suprimió el oficio de exorcista en su diócesis

El obispo de Chur, Monseñor Joseph Bonnemain, que tiene formación médica, no designará a un nuevo exorcista en Chur. El ex exorcista de la diócesis murió en febrero de 2020 a la edad de 76 años. Su actividad lo dio a conocer más allá de las fronteras de la diócesis. En 2008 participó en un debate sobre el exorcismo en el programa Club de la televisión suiza de habla alemana.

El obispo de Chur está convencido "de que no es necesario querer encontrar causas misteriosas" para los presuntos casos de posesiones demoníacas. Por eso no tiene la intención de nombrar un nuevo exorcista para su diócesis.

"Todos somos seres humanos que llevamos fortalezas y debilidades dentro de nosotros", declaró a la estación de radio regional SRF Ostschweiz. "Cualquier persona que enfrente situaciones difíciles sociales, profesionales o de salud puede buscar tratamiento. Hay soluciones clásicas para esto: médicas, psicológicas, psicoterapéuticas".

Ciertamente, no se debería "ver al demonio en todas partes", pero negar incluso la misma idea de posesión u obsesión demoníaca es negar, pura y simplemente, la existencia del demonio.

Con esto, los fieles de la diócesis de Chur tienen un buen pastor que les explica que no hay nada que temer, porque el enemigo de sus almas ya no existe. Es el triunfo de Satanás.