China: violenta campaña de sinización antirreligiosa

Fuente: FSSPX Actualidad

La nueva ley que debe ser promulgada el 1 de septiembre -y cuyo objetivo es convertir a los representantes del culto en auxiliares de la propagación del comunismo- solo ha sido publicada en las regiones donde ya tiene lugar una violenta campaña de sinización de las religiones, según la consigna de Xi Jinping.

Cruces eliminadas, pastores arrestados y puestos en detención administrativa simplemente por practicar la fe, lugares de culto obligados a apoyar la campaña de "sinización" según la ideología del presidente Xi Jinping. En las últimas semanas, China ha experimentado un nuevo aumento en la represión de las actividades religiosas, ya sea de trabajo pastoral o servicios religiosos.

A partir del 1 de septiembre, entrarán en vigor nuevas normas que intensificarán el control de monasterios, iglesias, templos, mezquitas y otros lugares de culto, que "prohibirán los vínculos con organizaciones extranjeras" y garantizarán la "educación patriótica de los creyentes".

Wenzhou en el centro de atención

Mientras tanto, el gobierno de Wenzhou, una ciudad-prefectura en la provincia de Zhejiang, sureste de China, se prepara para reanudar la eliminación forzada de cruces de las fachadas de los lugares de culto, como ya lo ha hecho en el pasado. El 3 de agosto, una iglesia en Dongqiao recibió un aviso de que se eliminaría el símbolo religioso.

Los líderes cristianos respondieron emitiendo una nota en las que se pedía a los fieles que oraran para evitar la eliminación del crucifijo. Mientras tanto, un pastor de la ciudad, que habló bajo condición de anonimato por temor a represalias, declaró a ChinaAid que era inminente un "resurgimiento" de un "viento demoníaco" que presionaba para que "la eliminación de las cruces".

Una resolución anticipada el mes pasado por parte de los gobiernos locales en la ciudad de Shanxi, el condado de Yongjia y el distrito de Lucheng. También se retirarán las placas de bronce colgadas en puertas y paredes con las inscripciones "Jesús", "Cristo", "Jehová" y "Emmanuel".

Zhejiang es una provincia con una gran población cristiana y es uno de los principales objetivos de la política de control y sinización de religiones y cultos liderada por el presidente Xi Jinping. Ya en el pasado, entre 2014 y 2016, se produjeron más de 1,500 demoliciones de lugares de culto y eliminación de crucifijos u otros símbolos religiosos de las fachadas.

En aquella época, un documento confidencial del gobierno chino afirmaba que el significado político de la campaña contra los crucifijos reflejaba una "lucha ideológica" entre líderes comunistas y cristianos. La campaña se ha extendido a otras provincias, incluida Henan, con la remoción masiva de cruces en 2018 y la destrucción de otros símbolos religiosos, incluso en los hogares de los fieles.

Las reglas para los lugares de culto establecen que "ninguna organización o individuo puede usar lugares de actividad religiosa para cometer actos que pongan en peligro la seguridad nacional, perturben el orden social, [o] perjudiquen los intereses nacionales". Los funcionarios deben "amar a la patria y apoyar la dirección del Partido Comunista de China y el sistema socialista".

Además, los funcionarios deben presentar planes comerciales detallados con anticipación y tienen el deber de "educar a los ciudadanos en el amor por la patria". Se debe mantener un archivo completo del personal y de los residentes, que detalle las actividades religiosas y sociales y todos los contactos "con organizaciones o individuos extranjeros".

Entrevistado por Radio Free Asia, Chang Chia-lin, profesor del Instituto de China Continental en la Universidad de Tamkang, Taiwán, dijo que el nuevo marco regulatorio representa el triunfo de la política sobre la espiritualidad.

"La política triunfa sobre la religión, así que, si rompes esas reglas, pueden emprender acciones legales. Creo que después del 1 de septiembre, estos lugares de culto se verán obligados a obedecer al gobierno, ya sea la Administración Estatal de Asuntos Religiosos o el Departamento de Trabajo del Frente Unido".