Comienza el juicio del cardenal Zen en Hong Kong

Fuente: FSSPX Actualidad

De izquierda a derecha: Hui Po-keung, el cardenal Zen, Denise Ho y Margaret Ng

Programado para el 19 de septiembre de 2022, el juicio del cardenal Joseph Zen finalmente comenzó el 26 de septiembre. El cardenal Zen y otros cinco están siendo juzgados en Hong Kong por no registrar correctamente un fondo destinado a brindar asistencia legal a los manifestantes a favor de la democracia, el 612 Humanitarian Relief.

Según el sitio The Pillar, el juicio habría sido aplazado luego de que la magistrada a cargo del caso, Ada Yim, diera positivo a Covid-19.

El cardenal retirado y obispo emérito de Hong Kong, de 90 años, compareció ante el tribunal en West Kowloon el 26 de septiembre. Fue arrestado en mayo junto con otras personas bajo la ley de seguridad nacional de Hong Kong, por "colusión con fuerzas extranjeras", antes de ser puesto en libertad bajo fianza.

Los otros acusados ​​son la abogada Margaret Ng, la cantante Denise Ho, el especialista en estudios culturales Hui Po-keung, la activista Sze Ching-wee y el exdiputado Cyd Ho. Al final, solo se les acusó de no solicitar el registro de una empresa de ayuda humanitaria entre 2019 y 2021. Si solo se reconociera esta irregularidad administrativa, la pena máxima para el cardenal Zen sería una multa de alrededor de 1,300 euros.

Acusación de vínculos con los servicios estadounidenses y de corrupción

Sin embargo, otros cargos podrían ser presentados: la fiscalía declaró que el 612 Humanitarian Relief Fund recaudó un total de 34.4 millones de dólares y utilizó parte del fondo para "actividades políticas y eventos no benéficos", como donaciones a grupos de protesta, informó la AFP.

La defensa argumentó que esto no tenía nada que ver con la acusación de si el fondo humanitario había sido registrado correctamente. Los abogados de los acusados declararon anteriormente que estos tenían derecho a asociarse según la Ley Básica de Hong Kong, el marco legal creado cuando Gran Bretaña cedió Hong Kong a China en 1997.

Eso no es lo que piensa Tony Kwok, un académico pro-Beijing especializado en la lucha contra la corrupción. En un artículo publicado en la prensa de Hong Kong poco después del arresto del cardenal Zen, dijo estar convencido de la culpabilidad del alto prelado.

El jurista afirma que el cardenal está actualmente bajo investigación por recibir alrededor de 3.3 millones de euros de Jimmy Lai, el empresario católico que fue condenado en 2021 por organizar protestas ilegales contra Beijing.

Según él, la policía está haciendo lo posible por saber si ese dinero fue "utilizado con fines subversivos" o para corromper al cardenal, y aún no habría interpuesto la denuncia porque se habría precipitado por el intento de fuga de uno de los sospechosos.

En el mismo artículo, el académico de Hong Kong sospecha que el cardenal Zen trabaja para los servicios de Estados Unidos y, por lo tanto, contra China. Señala el hecho de que el cardenal se reunió en persona con el presidente George W. Bush en dos ocasiones, "en contra del consejo del Vaticano", según él, y que viajó al extranjero cinco veces.

Si el sistema de justicia de Hong Kong tuviera en cuenta tales acusaciones, las sentencias de prisión aplicables al cardenal lo pondrían en riesgo de un largo encarcelamiento.

La respuesta del Vaticano

El Vaticano ha permanecido prácticamente en silencio sobre el juicio de Zen, de no ser por una declaración tras el arresto del cardenal en mayo, expresando "preocupación" e indicando que estaba "supervisando los acontecimientos con extrema atención".

En el avión de regreso de Kazajstán, el Papa Francisco prefirió no responder directamente a una pregunta de la prensa sobre la situación del obispo emérito de Hong Kong. Simplemente afirmó que el cardenal Zen era "una persona mayor, que dice lo que siente".

Además, instó a no juzgar a China y abogó por un diálogo paciente. El Papa también renovó su apoyo al cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin, quien tiene la plena responsabilidad de la diplomacia con Beijing, y a quien el cardenal Zen ha criticado ampliamente en el pasado.

Una fuente de alto nivel en la diplomacia del Vaticano dijo al diario La Croix que el cardenal Zen le habría pedido al Papa en persona que no interviniera. Desde su arresto, el obispo emérito de Hong Kong ha mantenido un perfil bajo y ya no critica públicamente a Beijing.

El acuerdo sino-vaticano en la mira

El juicio del cardenal tiene lugar mientras la Santa Sede y Beijing determinan los términos de la renovación de un acuerdo sobre el nombramiento de obispos en China. El cardenal Pietro Parolin dijo en una entrevista en la televisión italiana el 2 de septiembre que una delegación de diplomáticos del Vaticano había regresado de China y que creía que el acuerdo se renovaría este otoño.

El cardenal Zen ha sido uno de los críticos más vocales del acuerdo del Vaticano con China desde que se firmó por primera vez en 2018, calificándolo de "traición increíble".

El cardenal Gerhard Ludwig Müller dijo sentirse decepcionado de que el Colegio Cardenalicio no expresara "plena solidaridad con el cardenal Zen" durante la reunión de casi 200 cardenales en el Vaticano el mes pasado. El prefecto emérito de la Congregación para la Doctrina de la Fe dijo a Il Messaggero el 1 de septiembre: "El silencio de este consistorio sobre el caso del cardenal Zen me inspira temor".

"Quizá la Iglesia debería ser más libre y menos atada a la lógica del poder, a la lógica mundana, por lo tanto más libre para intervenir y, si es necesario, para criticar a esos políticos que acaban suprimiendo los derechos humanos. En ese caso, me pregunto por qué no criticar a Beijing", señaló el cardenal Müller.

"El cardenal Zen es un símbolo y lo arrestaron bajo pretextos, no hizo nada, es una figura influyente, valiente y muy temida por el gobierno", agregó. "Tiene más de 80 años y lo hemos dejado solo".

Parece difícil no pensar que el valiente cardenal chino fue sacrificado en el altar de la diplomacia vaticana, y que Roma guarda silencio para poder renovar el acuerdo sino-vaticano, que el exobispo de Hong Kong no es el único en criticar y cuyos frutos permanecen invisibles.