Corea del Sur: los jóvenes ya no van a Misa

Fuente: FSSPX Actualidad

La iglesia de Jeonju, Hanok, en Corea del Sur

Una encuesta reciente realizada en Corea del Sur muestra que la práctica dominical ha disminuido drásticamente entre los jóvenes en tan solo unos años. Una de las causas es la epidemia de coronavirus, pero no es la única.

La encuesta fue realizada por el Instituto Católico de Investigación -organismo dependiente de la Conferencia Episcopal de Corea- en formato digital, entre el 10 y el 16 de enero de 2023, sobre una muestra representativa de 1,063 fieles mayores de 19 años.

Los resultados, hechos públicos el 23 de marzo pasado, confirmaron formalmente la impresión de la jerarquía católica: solo el 36.1% de los católicos veinteañeros asisten actualmente a Misa todos los domingos.

Si lo vemos desde el lado del Viejo Continente, esta cifra podría despertar envidias, pero en Corea parece más bien una caída libre, pues la proporción de jóvenes bautizados que asistían a Misa todos los domingos ascendía al 53.2% en la encuesta anterior, realizada hace solo unos años. Pero desde entonces, el Covid-19 ha hecho de las suyas...

La investigación del Instituto de Investigaciones Católicas muestra las razones que llevaron a tal abandono de la práctica sacramental. Junto al motivo principal, un poco ambiguo: "No suelo ir a misa", surgen otros, más interesantes.

Por ejemplo, el miedo a contagiarse de coronavirus, la falta de disponibilidad de sacerdotes para confesarse y la idea de que "la asistencia a Misa ya no es un criterio importante para la fe", reúnen el 30% de los motivos alegados para ya no ser un católico practicante.

¿Esta disminución provocará una reacción?

¿Causará esta investigación un choque en el sínodo? Porque pone de relieve la necesidad de la disponibilidad de los sacerdotes y la importancia primordial de un ministerio sacerdotal basado en la importancia y la belleza del santo sacrificio de la Misa: estamos lejos de los engaños del camino sinodal alemán...

En cualquier caso, la disminución de la práctica dominical constituye una nueva señal de alarma para la Iglesia católica en Corea, que ya registra un importante descenso de las vocaciones sacerdotales: la creciente secularización sumada a la caída de la natalidad tienen mucho que ver.

Específicamente, el número de sacerdotes recién ordenados disminuyó a 87 en 2023 desde 131 en 2011, una disminución del 35%. Además, el número de seminaristas ha disminuido en un 30%.

A pesar de esta disminución de vocaciones, el número de católicos en Corea del Sur ha pasado de 5,442,996 en 2013 a 5,938,045 en 2023.

Sin embargo, una Iglesia fiel a su Tradición podría hacer mucho por la renovación espiritual de toda Corea: según otra encuesta realizada en enero pasado, la mayoría de los encuestados cree que la Iglesia católica es la religión "más confiable", por encima del budismo o el protestantismo.