Diseño, presupuesto y plazo de construcción de la nueva capilla de St. Marys, Kansas

Fuente: District of the USA

Además de ser la iglesia católica más grande de Kansas, también será la iglesia más grande de la Fraternidad San Pío X en el mundo. Con capacidad para más de 1,500 asientos, la nueva capilla acogerá a la creciente comunidad de St. Marys y a las generaciones venideras.

En las bodas existe una antigua tradición en la que el padre de la novia levanta el velo de su hija y la revela a su novio. Hay muchas leyendas detrás de esta práctica, pero ¿de dónde viene tal costumbre? Nadie podría decirlo absoluta y definitivamente. Sin embargo, existe. "Y vino uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete plagas postreras, y habló conmigo diciendo: 'Ven, te mostraré la novia, la esposa del Cordero' (Apoc. 21:9). Se levanta el velo y se revela a su marido la belleza de la novia. "Y yo, Juan, vi la ciudad santa, la Jerusalén nueva, descender del cielo de parte de Dios, ataviada como una novia que se engalana para su esposo" (Apoc. 21:2). Un levantamiento de velo semejante ocurrió el 15 de junio en la Academia y Universidad de St. Marys, revelando la nueva capilla de la Immaculada, la futura iglesia de la Fraternidad en St. Marys, Kansas.

Un  incendio deja sus secuelas en la pradera de Kansas

Luego de que un incendio, provocado por una instalación eléctrica defectuosa, destruyera la capilla de la Inmaculada el 8 de noviembre de 1978, la comunidad más grande de la FSSPX ha carecido de una iglesia en el sentido estricto de la palabra. La joya del recinto, la pequeña pero majestuosa capilla de la Inmaculada; la capilla que se construyó con el dinero recaudado gracias a 300 ex alumnos de la antigua Universidad de St. Marys; la capilla que recibió en su seno innumerables fieles enviando a muchos de ellos a convertirse en sacerdotes; la capilla que convenció a Monseñor Marcel Lefebvre de que St. Marys debía convertirse en el buque insignia de la Fraternidad en los Estados Unidos; esa joya se quemó casi antes de que la tinta se hubiera secado en los documentos finales de cierre. De acuerdo con esta última analogía, el orgullo del Distrito de Estados Unidos, el buque insignia, había sufrido la pérdida de su bandera. El pasado 15 de junio, la esperanza y la promesa de una nueva bandera, una bandera más grande y gloriosa, se dio a conocer a los feligreses en el auditorio Ignatius en el campus de St. Marys.

Durante la presentación del proyecto, el Sr. Nicholas Novelly, jefe de contabilidad de St. Marys, señaló que detrás de todas las grandes pérdidas está siempre la mano de la Divina Providencia. El dinero del seguro, que originalmente se destinaría a reconstruir la capilla, se utilizó para construir el campus infantil de St. Marys. Durante más de 40 años, la escuela y el campus crecieron, al igual que la comunidad circundante.

Desde el incendio, la Misa y las diversas ceremonias litúrgicas se han celebrado en capillas temporales: primero, en un salón ubicado en Jogues Hall, que sirvió como iglesia temporal para el campus en ciernes, y luego en la antigua cafetería de los jesuitas, que tenía capacidad para albergar a unas 500 personas. Pero a medida que la parroquia crecía, pasando de un pequeño puñado de familias a más de 4,000 fieles, llenando la Capilla de la Asunción de pared a pared, las ceremonias más grandes, como la Misa de medianoche de Navidad, las liturgias de la Semana Santa, las confirmaciones y las Primeras Comuniones se llevaron a cabo en el auditorio, erigiendo el altar en el escenario.

Tan pronto como el incendio se apagó, el deseo de reconstruir la capilla comenzó a arraigarse entre los fieles. Sin embargo, una y otra vez, los diferentes rectores se vieron obligados a retrasar el proyecto, ya que la recaudación de fondos para la capilla de la Inmaculada requería de los recursos tan necesarios para las operaciones diarias del campus. El Sr. Novelly informó que, gracias a las colectas y donaciones realizadas anteriormente, se habían recaudado poco más de 15.7 millones de dólares, pero para completar este proyecto se requieren otros 14 millones de dólares. Pero el Sr. Novelly aclaró que las donaciones para la capilla de la Inmaculada no podían realizarse reduciendo las donaciones para el funcionamiento adecuado de la escuela y la parroquia.

Visite el nuevo proyecto de la Capilla de la Inmaculada

La Inmaculada velará sobre St. Marys

Los planes para la nueva capilla de la Inmaculada han trasladado el edificio de su ubicación original en la colina al lado de la Sala Bellarmine. Debido a la falta de espacio para el estacionamiento, se ha elegido un nuevo sitio en una colina más alta, cerca del cementerio, que podría servir mejor a la parroquia sin entrar en conflicto con la escuela. "Nuestro objetivo con esta expansión, con una iglesia más grande", afirmó el Padre Patrick Rutledge, "es poder brindar a los fieles la oportunidad de asistir a Misa, de orar en Misa, y no tener que estar en la parte trasera de una iglesia detrás de siete filas de personas. Permitirles poder quedarse después de Misa y hacer una acción de gracias, sin sentir que deben abandonar su lugar de estacionamiento lo más pronto posible, como muchos de ustedes tienen que hacer cada domingo".

La majestuosidad de la iglesia será evidente para todos, con dos campanarios que se elevarán a 34 metros de altura y una cúpula de 12 caras (que representarán las 12 estrellas que coronan a la Virgen María) sobre la cual se levantará una estatua de Nuestra Señora que será el punto más alto del campus, así como de todo el pueblo. "Nuestra Señora velando sobre su ciudad", dijo el Padre Rutledge. "La Inmaculada cuidando y protegiendo su ciudad, como siempre lo ha hecho".

Una Casa de Dios majestuosa, pero dentro del presupuesto

La capilla de la Inmaculada se convertirá no sólo en la iglesia católica más grande de Kansas, sino también en el edificio más grande dentro de los 563 kilómetros de St. Marys. "No sólo estamos construyendo una capilla," señaló el Padre Rutledge, "realmente estamos construyendo algo significativo. Especialmente ahora que nuestra Iglesia, nuestra Iglesia Católica, está luchando tanto, ¡qué gran soplo de aire fresco será éste!" Tendrá ocho confesionarios, una capilla relicario, un baptisterio, dos capillas laterales con capacidad para 50 personas, una sala para madres con niños pequeños con capacidad para 100 personas, y un coro que también tendrá capacidad para 100 personas. El estacionamiento podrá albergar 465 vehículos. "Dado que hay aproximadamente 15 personas por vehículo en promedio", bromeó el Padre Rutledge, "eso debería ser suficiente".

David Heit, el arquitecto principal de CIVIUM Architects, dijo a la audiencia que este proyecto era muy especial para él y para su equipo. "No se trata solamente de otro diseño, no es únicamente otro edificio grande, sino que definitivamente es algo único para nosotros", dijo. "Y ahora nos encontramos (quizá no de una manera literal, pero tal vez en sentido figurado) ofreciendo una breve oración cada día antes de empezar nuestro trabajo, pues entendemos que lo que estamos haciendo debe ser inspirado por Dios".

Y para evitar que el deseo de una mayor majestuosidad arrase con las medidas convenientes de las cosas materiales, David Eddy, el gerente de preconstrucción para el Distrito de los Estados Unidos y el director de preconstrucción de Fransen Pittman, ha establecido un presupuesto límite. El Sr. Eddy ha participado en algunas de las conversaciones previas sobre la capilla de la Inmaculada, y ahora su trabajo es asegurarse de que la iglesia sea muy hermosa pero dentro del presupuesto, "para tener la certeza de que estamos diseñando un edificio que sea edificable y que satisfaga las necesidades del Distrito y de St. Marys”.

Un signo del crecimiento de la Tradición en Estados Unidos

El Padre Jurgen Wegner, Superior del Distrito de Estados Unidos, trasladó las mentes de la audiencia desde los muros y las ventanas hasta la visión más amplia de lo que la nueva capilla de la Inmaculada significa, no sólo para St. Marys sino también para el Distrito y para el mundo en general. Primero habló del pasado, del motivo de la compra de St. Marys, “impulsada por la idea de restaurar la fe católica. Una restauración que tiene que provenir del centro de los Estados Unidos”.

"Fue un gran sacrificio para muchos de los pioneros tomar la decisión de abandonar una vida bien establecida en otros lugares de Estados Unidos y venir a Kansas, donde los veranos son calurosos, está plagado de ácaros rojos y hay muchas otras cosas terribles", dijo el Superior de Distrito. “Pero fue su fe la que los trajo hasta aquí, este objetivo de los pioneros de construir. Los primeros años fueron muy difíciles para los fieles y los sacerdotes".

“Fue la energía, los sacrificios y las lágrimas de todos los que empezaron aquí desde cero, lo que hizo de este sitio el lugar al que quieren venir otros tradicionalistas. Al principio era sólo un lugar horrible, pero ahora se ha convertido en un refugio y un lugar deseable para todos los católicos. Queremos agradecer a estos pioneros, aunque muchos de ellos ya no están con nosotros, como el Padre Bolduc, que murió hace dos años.

Luego se dirigió al futuro de la Tradición. “Hoy no sólo pensamos en esta bonita iglesia de ladrillo y piedra, sino que es un día en el que pensamos también en la restauración de la Iglesia. Y aunque al principio St. Marys era un lugar que casi nadie conocía, actualmente es el buque insignia del Distrito, la parroquia más grande de la Tradición en el mundo. La Tradición mundial empezó siendo muy pequeña. Tan pronto como creció, fue atacada. Pero ahora los tiempos han cambiado".

Ha llegado el momento, con la construcción de la nueva capilla de la Inmaculada, "de devolver la Tradición a la Iglesia", dijo el Padre Wegner. "St. Marys, un lugar donde, en el pasado, se ordenaron más de 1,000 sacerdotes, debería ser una fuente de vocaciones sacerdotales y religiosas. Y si logran llevar a cabo exitosamente este proyecto, la construcción de una iglesia de piedra, pero también de una iglesia de gente y de almas, estoy seguro de que el Distrito tendrá éxito".

El proyecto se logrará con la ayuda de las oraciones

El Padre Rutledge finalizó su discurso haciendo un llamamiento a la oración. Pidió a los feligreses sus oraciones mientras cada uno decide la cantidad de dinero que puede donar para la causa de la reconstrucción de una iglesia digna de la Virgen María, y sus oraciones durante toda la construcción. Asimismo, pidió a los feligreses que pusieran sus contribuciones a los pies de Nuestra Señora el 15 de agosto, providencialmente fue hace cuarenta años, el 15 de agosto de 1979, cuando se colocó la piedra angular para el primer intento de reconstruir la capilla de la Inmaculada. "En ese día de la fiesta de Nuestra Señora", dijo, "comprométanse con ella, para lo que sacrificarán y lo que darán por este proyecto".

“Lo más importante que tenemos que hacer para este proyecto es orar: orar para que los arquitectos construyan algo agradable a Nuestra Señora; debemos orar para que todos los que trabajaremos en el proyecto tengamos en mente los principios más elevados mientras hacemos nuestro trabajo; orar para que, humanamente hablando, construyamos algo que sea razonable para nuestro presupuesto... necesitamos sus oraciones".

La inauguración está programada para el 31 de mayo de 2020, cuarenta años después de que un fuerte viento derribara algunas de las paredes que quedaron en pie después del incendio. "En un año, pisaremos el suelo de la nueva capilla de la Inmaculada", dijo el Padre Rutledge. "El 31 de mayo no sólo es la fiesta del Reinado de María, sino que el próximo año, el 31 de mayo también será el domingo de Pentecostés".

Después de los anuncios del Padre Rutledge, el Padre Wegner ofreció un regalo de parte del Distrito a la nueva capilla de la Inmaculada. "Es algo muy especial", dijo, "algo que queremos devolverle a esta parroquia, como un signo de gratitud hacia nuestros antepasados ​​y como un signo de aliento para ustedes". El regalo fueron las reliquias del altar de la primera capilla de la Inmaculada.

Visite el nuevo proyecto de la Capilla de la Inmaculada