El Adviento según San Bernardo (6)

Fuente: FSSPX Actualidad

El Niño Jesús - Francisco de Zurbarán

Ahora considerad de dónde y a dónde viene. Viene del corazón del Padre al seno de la Virgen Madre. Viene desde el ápice de los cielos a las regiones más profundas de la tierra. 

¿Qué ocurre? ¿Hemos de quedarnos para siempre en la tierra? No nos importaría si se quedara Él también. ¿Dónde nos encontraríamos bien sin Él? ¿Y dónde mal con Él? ¿A quién tengo yo en el cielo?, y contigo, ¿qué me importa la tierra? Dios de mi corazón, mi lote perpetuo (Sal. 72, 25-26). Y aunque camine por las sombras de muerte, nada temo si Tú estás conmigo (Ps. 22, 4).

Ahora me doy cuenta que bajas a la tierra, e incluso al mismo abismo, pero no como un vencido, sino como libre entre los muertos, como esa luz que brilla en las tinieblas, pero que las tinieblas no la han comprendido. Por eso, ni el alma queda en el abismo ni el cuerpo santo conocerá la corrupción en la tierra. Cristo baja y sube para dar la plenitud al universo. De él se ha escrito: "Pasó haciendo el bien, curando a los oprimidos por el diablo" (He. 10, 38). Y en otra parte: Salió contento como un héroe a recorrer su camino; su órbita llega de un extremo a otro del cielo" (Sal. 18, 7).

El Niño Jesús - Francisco de Zurbarán

Imagen:

Título: El Niño Jesús
Autor: Francisco de Zurbarán
Fecha: 1635