El Cardinal Alencherry regresa a su arquidiócesis

Fuente: FSSPX Actualidad

Después de abandonar hace un año su puesto como arzobispo principal de Ernakulam-Angamalhy (India) para la iglesia católica siro-malabar, por acusaciones de malversación de fondos, el cardenal George Alencherry fue finalmente absuelto de toda sospecha y reinstaurado en su cargo el 27 de junio de 2019.

La Iglesia siro-malabar es muy fuerte en la India. Con más de treinta diócesis en el país, cuenta con más de cinco millones de miembros. Su sede se encuentra en Ernakulam, en el estado de Kerala, al sur de la India.

El caso comenzó en febrero de 2018, cuando un grupo de sacerdotes, encabezados por los dos obispos auxiliares del Cardenal, Monseñor Sebastian Adayanthrath y Monseñor Jose Puthenveetil, denunciaron la venta fraudulenta de tierras pertenecientes a la Iglesia, una transacción que habría ocasionado a la diócesis una pérdida de 8,7 millones de euros.

En junio siguiente, el cardenal Alencherry fue relevado de sus funciones por el pontífice soberano, quien nombró administrador temporal de la diócesis a Monseñor Jacob Manathodath, obispo siro-malabar de Palakkad (Kerala).

Después de varios meses de cuidadosas investigaciones, quedó de manifiesto que los diversos documentos contra el ex arzobispo eran falsos. Así, el 27 de junio de 2019, la Santa Sede reincorporó al cardenal Alencherry y despidió a los dos obispos auxiliares culpables de las acusaciones contra el prelado.

No obstante, este último aún tiene otras dificultades en el camino. El 28 de junio de 2019, 150 sacerdotes de la diócesis anunciaron que habían rechazado la decisión de Roma y que no se someterían a su arzobispo.

La diócesis de Ernakulam-Angamali está en peligro de experimentar un largo y caluroso verano.