Estalla en Siria la "bomba de la pobreza"

Fuente: FSSPX Actualidad

En una entrevista concedida a Vatican News el 15 de marzo de 2019, el Cardenal Mario Zenari habló sobre la situación en Siria, un país desangrado después de nueve años en guerra, en la que la minoría cristiana ha pagado el peor precio.

Si bien "las bombas han dejado de estallar", explica el nuncio apostólico en Siria, "la bomba de la pobreza se cierne sobre los sirios."

El alto prelado habló sobre las alarmantes cifras proporcionadas por las Naciones Unidas, según las cuales "ocho de cada diez personas viven por debajo del umbral de la pobreza".

Cuando se le preguntó acerca de la reconstrucción, Monseñor Zenari dejó las cosas muy en claro: "la reconstrucción aún no es visible; lo que vemos actualmente son más bien las consecuencias de la guerra, con todo el sufrimiento, la falta de educación y de trabajo".

Si bien el Estado Islámico está viendo desaparecer su califato entre las ruinas humeantes de Baghouz, los ejércitos siguen dando de qué hablar: al noroeste del país, la provincia de Idleb está en manos de una alianza formada por los yihadistas cercanos a Al Qaeda, y los rebeldes que se oponen al régimen de Al-Assad, respaldados por Qatar y Arabia Saudita.

Actualmente, el poder sirio controla más del 60% del territorio, contra menos del 20% previo a la intervención de Moscú, apoyada por Irán y Turquía, tres agentes clave en esta gigantesca partida de ajedrez que se desarrolla en Medio Oriente.

En esta situación, la minoría cristiana, atrapada en el medio, es quien paga el precio más alto, como lo explica Monseñor Samir Nassar, arzobispo maronita de Damas: "antes de la guerra, los cristianos de Oriente representaban el 4.5% de la población de Siria. ¿Hoy? Difícil de decir, tal vez la mitad de esa cifra después del éxodo.