Kerala: el enviado del Papa cumple parcialmente su misión

Fuente: FSSPX Actualidad

Monseñor Cyril Vasil

La primera fase de la misión de Monseñor Cyril Vasil, delegado pontificio extraordinario designado para tratar de resolver la crisis litúrgica que afecta la arquidiócesis de Ernakulam-Angamaly (India, Kerala), finalizó el 22 de agosto de 2022, después de tres semanas.

Tres semanas que no fueron fáciles para el prelado de origen eslovaco, violentamente criticado por muchos fieles que se oponen a la imposición de una reforma que, sin embargo, depuraría el rito siro-malabar de ciertos arcaísmos litúrgicos implementados por los innovadores hace cincuenta años.

Esta reforma actualmente solo se aplica en 6 de las 328 parroquias de la Iglesia siro-malabar.

Antes de volar a Roma, Monseñor Vasil habló al sínodo de la Iglesia local reunido el 21 de agosto en Cochin: el delegado papal aprovechó la oportunidad para recordar que el espíritu de disidencia en la arquidiócesis era "peligroso para la Iglesia".

De regreso al Vaticano, Monseñor Vasil informó inmediatamente al Papa Francisco sobre la situación, entregándole a él y al Dicasterio para las Iglesias Orientales un informe detallado de su visita: según un comunicado publicado en el sitio web oficial de la Iglesia siro-malabar, el soberano pontífice agradeció a su enviado su firmeza.

La misión del enviado del Papa aún no está completa: Monseñor Vasil indicó que regresaría a Kerala tras recibir nuevas instrucciones de Roma y aseguró que se han puesto en marcha "mecanismos de seguimiento".

Al mismo tiempo, el 25 de agosto, representantes de las parroquias de la diócesis de Ernakulam-Angamaly se reunieron para reiterar su oposición a las "medidas represivas" implementadas por la jerarquía siro-malabar. También han sido suspendidos de sus funciones cuatro sacerdotes de un seminario por negarse a aplicar la reforma litúrgica.

Por su parte, Joseph Kurian, exmagistrado del Tribunal Supremo federal indio, de religión católica, aboga por un compromiso: la reforma litúrgica podría aplicarse un domingo al mes en todas las parroquias, dejando los demás días a la discreción del sacerdote local.

Los próximos días o semanas dirán cuál de estos dos caminos, el del compromiso o el de las sanciones canónicas, se elegirá.