La Iglesia desafía el transhumanismo

Fuente: FSSPX Actualidad

La XVI conferencia anual de la asociación católica Ciencia y Vida se llevó a cabo en Roma el 25 de mayo de 2018, bajo los auspicios del Cardenal Gualtiero Bassetti, arzobispo de Perugia y presidente de la Conferencia Episcopal de Italia (CEI). El tema de este año fue: "Homo Cyborg, el futuro del hombre entre las tecnociencias, la inteligencia artificial y el nuevo humanismo."

Al presentar el tema del día, el cardenal enfatizó la importancia del transhumanismo como un desafío para la Iglesia: "el mundo en que vivimos", declaró, es "el producto de un proceso histórico", que comenzó con "el nacimiento de Louise Brown, la primera bebé nacida por fecundación in vitro."

Hoy, según el análisis de Monseñor Bassetti, las sociedades occidentales parecen "atravesar una profunda crisis antropológica, que consiste en el hecho de mercantilizar absolutamente todo, incluso el cuerpo humano"; es el reino de la "cultura del bienestar", que anestesia la mente y el corazón humanos mediante una "nueva idolatría del dinero", y "reduciendo al ser humano a una mera necesidad de consumismo."

Un gran número de personalidades científicas tomaron la palabra para sensibilizar al auditorio sobre el desafío transhumanista, entre ellas, Domenico Coviello, director del laboratorio de análisis genéticos del Hospital Galliera de Génova, quien habló sobre el Crispr-Cas9, una nueva tecnología de ingeniería genética que abre la posibilidad de modificar el ADN: "todavía no conocemos con certeza las capacidades de esta tecnología, pero podría ser utilizada con fines de control y planificación de la especie humana" advirtió el científico, quien desea "proponer un debate público para generar una mayor conciencia de la perspectiva transhumanista, dentro de una investigación objetiva del bien común."

Antonio Allegra, profesor de historia de la filosofía en la Universidad para Extranjeros de Perugia, expresó una reflexión sobre el concepto transhumanista, que entraña "una alteración radical al ser humano". Según sus partidarios, explicó el académico, el hombre, tal como lo conocemos, "está en el ocaso de su existencia", la cual se encuentra en la víspera de una transformación donde la vida individual se ve amenazada por una "poderosa ideología tecnocrática."

Monseñor Bassetti concluyó afirmando que es necesario inventar "un nuevo humanismo cristiano" (¿?): "no es una cuestión de algunos cuantos eruditos encerrados en su torre de marfil; se trata de un proyecto extremadamente concreto, que propone humanizar la técnica, poniéndola al servicio del hombre y salvaguardando la vida humana en cada instante de su existencia." - En lugar de hablar de la invención de un nuevo humanismo, ¿no sería más que suficiente predicar la fe y la moral católicas, luces verdaderas para guiar a los hombres tanto en sus decisiones como en sus acciones virtuosas?