La Pontificia Academia para la Vida entre la noche y la niebla

Fuente: FSSPX Actualidad

Aunque la cultura de la muerte está ganando terreno en todo Occidente, y es uno de los grandes desafíos de las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos, el presidente de la Pontificia Academia para la Vida ha rechazado cualquier dimensión política en la lucha por la vida.

Recientemente, uno de los representantes de la Santa Sede lanzó una enorme piedra justo en medio del estanque de las elecciones presidenciales estadounidenses: el presidente de la Pontificia Academia para la Vida declaró, el 28 de agosto de 2020, que la lucha por la vida "no puede constituir un interés político", sino que debe situarse en "una perspectiva de bioética global".

Entrevistado por el sitio web Crux, Monseñor Vincenzo Paglia explicó: "Haría mucho daño si un tema de bioética fuera sacado de su contexto general y orientado hacia estrategias ideológicas. Utilizar un tema como este con fines políticos sería perjudicial". Seguramente, los activistas que luchan por la defensa de la vida han quedado encantados con estas declaraciones...

Estos comentarios sugieren una injerencia tan torpe como inoportuna en la campaña para las elecciones presidenciales estadounidenses, programadas para el 3 de noviembre, ya que el actual presidente -candidato a su propia reelección- a diferencia de su rival demócrata, ha hecho de la lucha por la vida el centro de su compromiso político.

"Monseñor Paglia está corrompiendo los principios de la teología moral católica", afirmó Stefano Fontana en las columnas de la Nuova Bussola Quotidiana.

Según la opinión del filósofo, autor de una tesis sobre teología política, el hecho de renunciar a otorgar un ámbito político a los llamados "principios no negociables", tendrá consecuencias muy graves. "Si no se le puede prohibir nada al político ni al elector, entonces todo les está permitido. Simplemente, es la destrucción de la moral católica", se lamentó.

Si bien la teología moral no es su punto fuerte, el actual presidente de la Academia Juan Pablo II maneja mucho mejor la utopía y el doble discurso. Al término de su entrevista con Crux, Monseñor Paglia instó a "los cristianos a entablar un diálogo atento en todos los sentidos, el humanista y el tecnológico".

Con un toque de humor, uno podría preguntarse si, contrariamente a la lección del Evangelio, no ha llegado el momento de quitar, no la viga, sino la paja —paglia en italiano— clavada en el ojo de la Academia para la Vida.