Suiza: el Consejo Nacional quiere prohibir la financiación extranjera a las mezquitas

Fuente: FSSPX Actualidad

Durante su sesión de otoño, el Consejo Nacional Suizo, la cámara baja del Parlamento Suizo, votó 94 a 89 a favor de una moción para privar a los lugares de culto musulmán de toda financiación extranjera,  obligándolos a declarar de dónde proviene su financiación y para lo qué se emplea. Además, los imanes estarían obligados a predicar en el idioma local.

El Consejo Federal (el gobierno suizo) se opuso inmediata y públicamente a esta moción. Según reportó el diario de Ginebra Le Temps, el 26 de septiembre del 2017, la concejal federal Simonetta Sommaruga condenó el texto por ser "discriminatorio hacia las comunidades musulmanas e imanes, colocándolas bajo sospecha generalizada." En su opinión, esto proporciona " un nuevo argumento a los extremistas que hacen uso de esta discriminación."

La Asociación de Organizaciones Islámicas en Zúrich (Vioz) estuvo de acuerdo con la concejal. En una declaración publicada en la prensa suiza, denunció el hecho de que "esta medida ratificaría legalmente un tratamiento desigual en comparación con otras comunidades religiosas." Según esta asociación, si esta moción se convirtiera en ley, tendría que ir acompañada de un reconocimiento oficial por parte de las autoridades, financiación para las comunidades musulmanas mediante un impuesto religioso a los contribuyentes musulmanes suizos, así como la creación de un centro de formación para imanes. ¡Y ésta es, sin duda, la razón por la que el presidente de la Liga de Musulmanes en Suiza está a favor de dicha ley! Según el diario suizo 20 minutes, el 9 de octubre del 2017 invitó a "todas las mezquitas y centros islámicos" a enviar sus cuentas a las autoridades competentes."

El Consejo de Estados (la cámara alta) tiene que tomar una decisión, y envió de vuelta a la comisión de planeación un proyecto para exigir a todas las fundaciones religiosas transparencia respecto al financiamiento del terrorismo. Asimismo, desea introducir una excepción para las fundaciones religiosas reconocidas en Suiza desde hace mucho tiempo.