Suiza: "Muchos monasterios cerrarán para el año 2030"

Fuente: FSSPX Actualidad

La estatua de la Virgen Negra en el monasterio benedictino de Einsiedeln, en el cantón de Schwyz (Suiza), atrae un gran número de peregrinos, tanto de Suiza como del extranjero. La iglesia de la abadía y los edificios conventuales datan del siglo XVIII y fueron construidos en el sitio de un convento fundado en 934 por el emperador romano Otto I. Durante una entrevista con la agencia de noticias suiza cath.ch, el abad Urban Federer no se hace ilusiones sobre su futuro.

"Hemos estado aquí durante 1426 años, y desde sus inicios, nuestro monasterio ha sido un lugar de peregrinación y bienvenida". En 2004, la comunidad tenía 61 monjes ordenados, 21 hermanos y 3 novicios. Hoy cuenta con 47 miembros, entre 30 y 92 años de edad, cuyo tiempo se divide entre el Oficio Divino, recibir a los peregrinos y visitantes, el acompañamiento espiritual, alrededor de diez talleres y la escuela. Sin embargo, lamenta el abad Urban Federer, "ya no somos suficientes para llevar a cabo todo el trabajo" y, por lo tanto, "nos hemos visto en la necesidad de contratar 200 personas para ayudarnos en nuestras diversas actividades". Hay 350 alumnos en la escuela secundaria, y aproximadamente el 10% son estudiantes de internado. El abad señaló que la abadía recibe apoyo financiero del cantón de Schwyz, lo que permite que su futuro sea más fácil desde un punto de vista material.

Pero desde el punto de vista espiritual de la comunidad, debemos ser realistas, agregó el abad Federer. "Hoy existen demasiados monasterios en Suiza. En los próximos 10 años, muchos de estos monasterios deberán cerrarse. Este desarrollo es causado especialmente por el cambio social. Hasta principios del siglo XX, las familias católicas eran numerosas. Entre los hijos, uno de los niños tradicionalmente se hacía sacerdote o monje; y una de las hijas solía ingresar al convento para convertirse en religiosa. Este contexto cultural ya ha desaparecido. Pero no importa. Tenemos que adaptarnos y encontrar nuevas formas de vivir nuestras vocaciones monásticas en nuestra época..." La disminución de las vocaciones es grave y preocupante; debe conducir a un análisis profundo de los errores cometidos, no en términos del contexto cultural, sino a la luz de la fe y de toda la tradición benedictina".

"El tipo de visitantes que recibimos en el monasterio ha cambiado significativamente en las últimas décadas", señaló el abad Federer. "La mayoría de nuestros invitados ya no se nos unen por la mañana para participar en la misa, como lo hacían en el pasado. Prefieren visitar Einsiedeln en el transcurso de la tarde, para evitar la niebla en la llanura. Una vez que llegan, visitan la abadía. Entran en la iglesia y se toman un momento para encender una vela. ¿Y luego qué hacen? Realmente no sabemos... ¿Cómo podemos cumplir con las expectativas de los visitantes de nuestro tiempo?" se pregunta el abad. A través de sus numerosos proyectos de renovación, los monjes esperan encontrar una respuesta satisfactoria a estas preguntas existenciales: "El objetivo debe seguir siendo poder ofrecer nuestras respuestas en el contexto de los edificios, ya que las personas, incluso inconscientemente, sienten que hay algo especial en este lugar".

"San Benito no quería que viviéramos fuera del monasterio. Por estas razones, el monasterio está organizado de tal manera que podemos rezar, trabajar, comer y dormir en el mismo lugar... habitare secum (vivir con uno mismo) es una respuesta concreta que podemos dar a hombres y mujeres de nuestro tiempo, que a menudo viajan y no están en casa cuando alguien toca a su puerta. Y no olvidemos la importancia del silencio".

Construida en estilo barroco, la iglesia abacial de Einsiedeln fue consagrada en mayo de 1735. Su interior es sorprendentemente grande y profusamente decorado. La capilla de Nuestra Señora, a la entrada de la nave, alberga la estatua de la Virgen Negra hacia la que existe una devoción especial. El agua del manantial de la capilla fue redirigida al centro de la plaza de la iglesia en 1749.